Houdini Vs. El español con rayos X

  • 30 septiembre, 2016 a las 11:51 am #2009
    Junta CIMAPSJunta CIMAPS
    Participante

    Aquellos que sean aficionados a la serie española “El Ministerio del Tiempo” habrán comprobado que existe un episodio en el que uno de los protagonistas de la trama es Houdini. Aquellos que no lo hayan visto y les pique la curiosidad, pueden verlo aquí:

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-ministerio-del-tiempo/ministerio-del-tiempo-t2-capitulo-14-tiempo-magia/3559261/

    Lo que quizás alguno no sepan es que el episodio que allí se relata es absolutamente verídico y que existe biografía al respecto. A continuación va una versión resumida de los hechos tomada de las fuentes que se describen al final. Aquellos que quieran obtener más información, pueden acudir a ellas

    Joaquín de Argamasilla “El hombre que tenía Rayos X en los ojos” había convencido a buena parte de la sociedad española y europea de que tenía el poder de ver a través de objetos opacos. Varios científicos e intelectuales eran capaces de certificar por escrito que Argamasilla “había superado todas las pruebas y había demostrado concluyentemente a su satisfacción que podía leer a través de metal”.” Entre otros, hacían tales afirmaciones el l premio Nobel de Medicina Charles Richet, el doctor Gustav Geley, el ingeniero, matemático e inventor español Torres Quevedo, el físico Blas Cabrera o el ingeniero de montes y biólogo José María de Castellarnau.
    Joaquín de Argamasilla de la Cerdá y Elio –que así se llamaba el autor del supuesto prodigio- era hijo del marqués de Santa Clara y creció en una familia tradicionalista y carlista. El padre era íntimo amigo de Valle-Inclán, al que le unía, además de las ideas carlistas, la afición al ocultismo. En 1920 el marqués funda en, junto al Conde de Jimeno, la Sociedad Española de Estudios Metapsíquicos donde se estudiaban fenómenos como la lucidez mediúmnica, el hipnotismo, la telepatía, la clarividencia, la percepción extranormal utilizando como sujeto de experimento a su propio hijo. En noviembre de 1922 descubrió en él una nueva facultad humana a la que denominó metasomoscopia. Consistía en la visión a través de ciertos cuerpos opacos.
    Ramón Mayrata, en su blog–y absolutamente recomendable en asuntos de historia de la magia- describe como sigue esta facultad y su demostración:
    “Los requisitos son cinco. El sujeto ha de estar aislado totalmente de la luz, mediante una venda que cubra sus ojos y unos pedazos de guata que bloqueen totalmente sus párpados.
    Ha de estar situado de espaldas a la fuente de luz, de manera que la luz se proyecte sobre la superficie de la caja cuyo interior debe percibir. En tercer lugar la caja ha de moverse hasta lograr un punto desde el cual se produzca el enfoque acertado.
    Los objetos que ha de percibir deben situarse en un mismo plano. Por último el espesor de la caja dependerá del material. La plata y, sobre todo el oro, permiten un mayor grosor que la madera, la ebonita o el cuero. Los materiales aislantes, malos conductores de la electricidad, como la porcelana o el cristal, no permiten la visión. Curiosamente el papel tampoco. Y hace notar que si se interpone una hoja de papel de seda la visión se interrumpe.

    ¿Cómo se desarrolla la experiencia? Enumeraré los detalles. Argamasilla hijo tiene los ojos vedados. Sostiene en sus manos una caja. En ella se ha introducido un escrito. Coloca la caja a la altura de la cabeza. La mueve hasta ajustar la distancia exacta, el enfoque, para que su vista penetre en el interior, De repente ve el escrito y empieza a leerlo, sin dejar de efectuar movimientos transversales o perpendiculares, para poder abarcarlo en su totalidad.

    Argamasilla padre, organizó algunas sesiones ante un público proclive al espiritismo. Entre los asiduos se encontraban el ingeniero Manuel Maluquer, el escritor y diplomático mexicano Francisco A. de Icaza y el notario Cándido Casanueva que daba fe de lo sucedido. El también ingeniero Joaquín Menendez Ormaza, publicó en el diario El Imparcial una serie de artículos que recogió posteriormente en libro (4). .Cuenta como Argamasilla hijo fue capaz de hacer una lectura exacta de una hoja de un Tratado de Derecho Romano que el notario Casanueva había arrancado en su domicilio e introducido en una caja que cerró herméticamente. Poco después, el propio Menéndez Ormaza, desgarró otra hoja, esta vez del Poema de Mío Cid y la depositó en una caja de metal. El joven Argamasilla declamó los versos y, también, una tercera hoja, cortada del Quijote por el mexicano Icaza”

    En las tertulias de la época el fenómeno fue ampliamente comentado y discutido entre los Diferentes intelectuales, como Valle-Inclán que creía sin matices en la capacidad de Argamasilla, buscaron “explicaciones”- a cual más divertida -a este hecho. El doctor Lafora -famoso neurólogo y psiquiatra que da nombre a uno de los psiquiátricos de Madrid- por el contrario, descartó por completo esta capacidad basándose en evidencias científicas.

    El asunto llegó a un punto tal, que la misma Reina María Cristina propone una comisión presidida por Ramón y Cajal, para estudiar el caso. De esta comisión que formaban parte el físico Blas Cabrera, físico; el fisiólogo Juan Negrín, el oculista Márquez, el histólogo Tello, el cardiólogo Calandre y el propio Lafora en su condición de neurólogo y psiquiatra. Padre e hijo no se presentaron ante esta comisión pero si se presentaron en Paris para que les examinara el doctor Robert Richet, que había recibido el nobel en 1913. Este premio, como es natural, había dado al doctor un gran prestigio pero, sin embargo, Richet tenía propensión a creer en fenómenos metafísico. Richet certificó los poderes de Argamasilla.

    La noticia llegó a Estados Unidos donde un promotor decide contratar a Argamasilla para que haga una gira por este país demostrando sus facultades. Se presenta en Nueva York con el ambiente caldeado por la publicidad. Allí, entre el público, se encuentra Harry Houdini.

    Las primeras demostraciones se realizaron en uno de los hoteles entonces de moda, el Pennsilvania, situado en la séptima avenida, entre las calles 32 y 33. De nuevo se reproducen las palabras de Mayrata sobre los hechos:

    “Estamos en la primavera de 1924. También la primavera está presente en la sala, a través de la luz que penetra por la ventana abierta. Argamasilla se ha sentado en el alfeizar, con los ojos vendados. Levanta hasta sus ojos una caja de metal, plateada, y lee en su interior el nombre de E. Hendrickson . Seguidamente lee la palabra japonesa Munehira, omitiendo la e. Después solicita al público un reloj de cadena, provisto de una tapa. Previamente indica a los espectadores que coloquen las manecillas como les venga en gana, marcando la hora que quieran. Cuando han cerrado la tapa, lo toma en su mano, lo agita unos instantes y adivina la hora marcada.

    Houdini no ha perdido de vista ninguno de los movimientos de Argamasilla. Se ha fijado en que mantiene el reloj horizontalmente entre los dedos índice y pulgar un instante. Luego lo eleva hasta situarlo frente a su rostro en posición vertical y lo hace descender de nuevo, recuperando la posición horizontal, pero sosteniéndolo esta vez de manera distinta, de forma que el pulgar se sitúa sobre el resorte de abrir la caja y el resto de los dedos lo sujetan por la parte de la esfera. Houdini se da cuenta que esta hábil maniobra permite a Argamasilla oprimir el resorte con el pulgar para que la esfera se abra un poco. ¿Qué sentido tienen los movimientos de alejamiento y acercamiento? Son los que le facilitan enfocar el interior del reloj para ver la hora a través de la mínima abertura. Tras lograrlo, devuelve el reloj a la posición inicial, pero no interrumpe los movimientos de enfoque. Continúa ejercitándolos largo rato, aunque ya no sirven para nada. Sólo se detiene cuando juzga que ha pasado tiempo bastante para que los espectadores hayan olvidado sus movimientos iniciales. Sólo entonces anuncia la hora.

    Houdini se fija, también, en los movimientos que hace Argamasilla con la cabeza. De arriba abajo. De abajo arriba. De ese modo levanta los párpados cubiertos con algodones y, al bajar la vista, puede ver a través de la separación de la venda y el rostro. Son prácticas sutiles, que exigen una gran soltura y naturalidad y, como tales, requieren entrenamiento.

    Sin dudarlo, Houdini interrumpe la sesión. Afirma que apuesta 5 contra 1 a que puede reproducir cada uno de los efectos que ejecuta Argamasilla. El reto provoca un gran tumulto en la sala y Mr. Davis acude en ayuda de su representado. Declara que Houdini actúa de mala fe y que no está dispuesto a aceptar un desafío en tales condiciones. Entonces Houdini se levanta y señala a Argamasilla. ¿Visión sobrenatural? – ironiza – Este chico no ve a través del metal. Las adivinaciones que hace responden a un truco. Exijo que reconozca que tiene truco.”

    Houdini publicó la configuración que Argamasilla utilizaba para sus cajas y los movimientos que realizaba para dar sus vistazos, incluso debajo de un vendaje tal y como suelen hacer los mentalistas. A partir de ese momento, la prensa s machacó sin piedad al español tildándolo de mistificador fantástico o de gordiflón mentiroso. En todo caso fue el final de Argamasilla. El promotor suspendió la gira y tuvieron que volver a España donde todavía tenían un grupo de incondicionales entre los que estaban aquellos que habían puesto su palabra a favor del supuesto vidente.
    Se reinició el debate que había surgido inicialmente pero sustentado ahora –además de los del doctor Lafora- por los argumentos de Houdini. A pesar de ello Valle-Inclán y el resto del grupo pro-Argamasilla siguieron defendiendo a capa y espada la veracidad de los poderes. En las hemerotecas de la época pueden consultarse artículos de opinión a favor o en contra de considerar los hechos como paranormales o un simple truco. En todo caso, el prestigio del marqués y su hijo estaba dañado para siempre y terminaron por desaparecer de la escena.
    Argamasilla padre termino dedicándose en cuerpo y alma a la política desde la cual defendió la Alemania Nazi y atacando a los judíos. El hijo, por su parte se incorporó tras la guerra civil a la Vicesecretaria de Educación Popular, el organismo, encargado de la propagación del modelo ideológico y cultural de la Falange. Dirigió la sección de la que dependía la censura teatral y cinematográfica. Con los años llegó a ser director general de cinematografía.

    Fuentes:
    Hemeroteca ABC
    http://www.abc.es/20110324/archivo/abci-houdini-argamasilla-201103241300.html
    Blog de Ramón Mayrata

Debes estar registrado para responder a este debate.

Topic Tags