Respuesta a: Magia y Presentación – Henning Nelms

28 noviembre, 2016 a las 5:35 pm #2372
Óscar RódriguezÓscar Ródriguez
Participante

Buenas,

Mientras se obtiene el libro, voy a poner un articulo de otro libro pero que puede tener que ver con el punto que se ha mencionado. El articulo en si es de DAvid Regal, de su libro Constant Fooling pero el estracto es de la traducción al castellano que se hizo para el Número 7 de Pensar la Magia, dedicado a la presentación:

LA OTRA MITAD – David Regal (Fragmento)
“¿Cuántas veces hemos visto a dos magos, ambos igualmente competentes en su técnica, obtener reacciones muy distintas tras presentar el mismo efecto? Obviamente, una actuación fue más potente que la otra, pero es más correcto decir que lo que un mago hizo ante el público fue distinto de lo que hizo el otro. Cuando actuó el mago que obtuvo la respuesta más entusiasta, ocurrió algo distinto. La trama fue distinta, el nivel de interés del público fue distinto, y el evento (el acontecimiento en vivo que ocurrió ante el público cuando la magia se produjo) fue distinto. Si parece que estoy dando demasiada importancia a los detalles, no es así. Si un mago recibe la mitad de la reacción que obtiene otro tras presentar el mismo
juego, hace falta mejorar algo.

En la búsqueda de presentaciones más fuertes, es importante desechar los tópicos y ponerse a trabajar en lo que, cuando funciona, puede hacer que un juego de magia cobre vida. En mi experiencia como mago, en lo que valga, he intentado mantener los ojos abiertos y hacer las preguntas adecuadas. Como resultado de esa búsqueda incansable no he aprendido casi nada.

No obstante, estoy encantado de compartir las dos o tres cosas que sí he aprendido.
[….]
Establece una premisa
Del mismo modo que un relato corto comienza con un párrafo que establece un estado de ánimo y ciertos hechos relevantes, clarificar la premisa al principio de una presentación mágica es la base sobre la que se construye la respuesta del público. Incluso los finales sorpresa se debilitan si esto no se hace bien, dado que solo son sorpresas con respecto a lo que se espera. Si empezamos un efecto comunicándoles una afirmación como “Las monedas están hechas de una combinación de metales, y por eso son inestables…” o “Dicen que el amor mueve montañas, vamos a comprobar si es verdad” o “Quiero enseñaros cómo engañar a vuestros amigos”, invitamos al público a una actuación, en lugar de dejarles ahí sentados ociosamente y limitarnos a soltarles una charla, mientras ellos hacen lo que pueden para encontrar sentido a nuestras acciones.”

¿Esto a lo que se refiere David Regal está relacionado con la “magia del sentido” de Nelms? ¿Puede establecerse premisas de forma no verbal? ¿Podemos plantear juegos en lo que esto no lo hagamos? ¿Es suficiente o la premisa debe ser algo diferente a un reto del tipo “VAmos a intentar pasar una moneda de una mano a otra”? ¿No se trataría en este último caso de un reto al espectador y, por lo tanto, estaríamos incluyendo en un juego tipo puzzle?